Puedes escribir porque te gusta, porque te relaja, porque te apetece compartir historias con tus amigos, con miembros de la comunidad virtual, con las personas que asisten contigo a un taller…

O puedes escribir para el gran público, para ser leído por muchos. A eso debes aspirar, si quieres ver tu obra publicada. La edición de un libro requiere de una inversión importante. Ningún editor se arriesgará a realizarla si no está convencido de que tu obra atrapará a un buen número de lectores.

 

Esto, lo tienes que tener muy en cuenta antes de comenzar a plantear el argumento de tu relato. Lo que a ti te interesa, no tiene por qué interesar al público en general. A lo mejor te apetece mucho escribir sobre la guerrilla colombiana, pero, debes preguntarte: El tema que he escogido, ¿tiene un público objetivo? ¿Atraerá a un público amplio?