Mostrando 3 respuestas a los debates
  • Autor
    Publicaciones
    • #11871

      Buenos días a todos y a todas:

      Aqui podéis dejar vuestros comentarios sobre la versión del ciclo narrativo que os he presentado como alternativa a la propuesta desarrollada por el autor. Espero vuestras propuestas de mejora, pero dentro de este planteamiento.

      ¡Un abrazo!

      M. Luisa

    • #12021
      Teresa Saborit
      Participante

      Buenos días a todos,

      Incluyo el resumen de mi propuesta que comenté el lunes en clase.

      1) Motivaciones de la protagonista

      Estamos en 1940 y la Guerra Civil acaba de terminar. Si Lola tiene 14 años, significa que nació en 1926 y que tenía 10 años al inicio de la guerra. Este hecho traumático tiene que haberla marcado de alguna forma. Teniendo en cuenta que era hija de un rojo y que vivían en un pueblo, es fácil que en algún momento viviera algún hecho que la marcara para siempre: tal vez su familia se olvidó de ella durante algún bombardeo, mientras ella estaba en el campo, y se pertrecharon sin esperarla (creyendo que en realidad estaba en un refugio); o detuvieron a su padre cuando habían ido a una ciudad vecina y dejaron a la niña de 10 años sola, que estuvo horas vagando sin que nadie la ayudara muerta de hambre.

      Fuera por un motivo o por otro, es fácil que en Lola haya arraigado la idea que el mundo es un espacio hostil y muy cruel, que la única forma de sobrevivir es cuidarse unos a otros, que la familia es lo único que importa y que ella es una víctima que no tienen ningún poder para cambiar los acontecimientos.

      2) Posible conflicto

      Centraría la novela en uno de los hechos reales más interesantes que en ella se nombran: el intento de atentado de 1940. Y condensaría toda la narración en una sola semana.

      SITUACIÓN INICIAL

      Como se muestra en la novela original, Lola es una niña pobre de pueblo encargada del cuidado de la granja y los hermanos pequeños, en una familia que ha perdido la guerra, que pasa hambre, en que el padre tiene muchas dificultades para encontrar trabajo y traer dinero a casa.

      INCIDENTE DESENCADENANTE

      Un día, su padre anuncia a Lola su traslado a Sevilla y la niña acepta sin rechistar porque es la única forma de mitigar la hambre de la familia (será una boca menos a alimentar, podrá enviar dinero sirviendo en una casa pudiente de la capital, etc). ¿Conseguirá Lola adaptarse a la vida de ciudad? Este es el interrogante con el que empieza la novela.

      Lola llega a la casa de Rufina dos semanas antes de Semana Santa de 1940 y conoce a Régula, otra sirvienta de la casa. Rufina regenta una fábrica de camisas y es una aristócrata del lado ganador. Régula acoge a Lola como una hermana menor, pero la señora Rufina es muy estricta con ambas, amenazándolas a diario con despedirlas si no hacen bien su trabajo, y Lola hace todo lo que puede para evitar que la echen a la calle (perder ese trabajo podría ser fatal para ella y para su familia, que volverían a la hambruna).

      PRIMER GIRO

      Una tarde, una semana antes de Semana Santa, Régula dice que se va a la compra, pero cuando ya no está, Lola se da cuenta que se ha olvidado la lista de la compra. Queriendo ayudar a su amiga para que doña Rufina no se enteré del error, corre en su búsqueda. Consigue dar con ella, pero al entrar en el local donde Régula ha entrado, alguien la amenaza con una pistola dispuesto a matarla. Régula se interpone para salvarla y dice que la niña viene con ella, que también forma parte de la «Misión».

      Al entrar en una sala anexa, Lola descubre que un grupo de anarquistas italianos, antiguos brigadistas internacionales durante la guerra, están preparando un atentado contra Franco en unas dependencias ocultas del cabaret Zapico. El grupo acaba de llegar a la ciudad y se ha alojado en el cabaret para no levantar sospechas, con la ayuda de un intermediario que los ha presentado como comerciantes de paso por la ciudad que quieren ver las procesiones de Semana Santa. Apenas hablan español. La Misión está financiada con dinero procedente de Barcelona.

      Régula forma parte del plan: ella será la encargada de recoger una bomba que llegará por partes, camuflada en diversos envíos a la fabrica de la señora (sin que doña Rufina lo sepa) y traerla al Zapico para que los anarquistas la monten y la hagan estallar en el palco del dictador durante una de las procesiones. También es la encargada de conseguir ropa para que los anarquistas puedan confundirse entre la multitud vestidos de nazarenos. Régula dice que Lola es fundamental para esta recogida. El grupo acepta a regañadientes, nada satisfechos con el cambio de planes. Uno de los anarquistas amenaza de matarla si se va de la lengua. Y Lola se descubre convertida en una más de los conspiradores. ¿Conseguirá sobrevivir?

      PRIMER BLOQUE

      Durante los siguientes tres días, Lola y Régula se ayudan mutuamente a recoger las partes de la bomba desmantelada de los cargamentos que llegan a la fábrica. Régula hace de hermana mayor de la niña e intenta que despierte: que deje de ser una víctima para pasar a ser una persona adulta, que intente cambiar el mundo injusto en el que viven, que no intente complacer siempre a todo el mundo sin pensar nunca en ella. Lola empieza a idolatrar y a admirar la fuerza de su amiga, sus ideas, sus planes de futuro, sus ideas alocadas,…

      SEGUNDO GIRO

      Al cuarto día, mientras hacían la última de las recogidas, Régula y Lola son descubiertos por la policía del Movimiento. Régula consigue ocultar a Lola y se niega a delatarla delante de la policía que sabe que allí había alguien más. La policía tortura a Régula para que les diga que están haciendo y quienes están involucrados, pero la mujer muere sin decir palabra ante los ojos horrorizados de Lola que lo ve todo desde su escondite sin poder hacer nada para salvar a su amiga. La policía lanza el cadáver al río.

      SEGUNDO BLOQUE

      Lola decide sustituir a Régula y terminar su encargo para honrar todo lo que la mujer hizo por ella. A la noche siguiente, Lola vuelve a la fábrica, consigue recuperar la última parte de la bomba y la lleva al Zapico tal y como estaba acordado.

      CRISI

      Los anarquistas del Zapico han descubierto que el hombre que debía ayudarles a entrar en la iglesia el día de la procesión era en realidad un infiltrado de la policía. Después de torturarlo, el hombre ha jurado que no había dicho nada a la policía de nadie, solo que alguien había recibido dinero de Barcelona, sin decir nombres ni dar detalles.

      Uno de los anarquistas lo mata de un disparo. El grupo se plantea seguir con el atentado o dejarlo para más adelante: traer nuevos explosivos, otro comando,… Lola insiste en que tiren adelante, quiere que todo esto termine de una vez por todas y seguir con su vida sin tener que pensar nunca más en ellos.

      CLIMAX

      El día del atentado, todo el comando se reúne en el Zapico. Lola trae la ropa de nazarenos para que el grupo puede vestirse. La policía irrumpe en su escondite: una de las mujeres del cabaret, que entendía italiano, los oyó hablar del atentado entre ellos en italiano y los denunció. La policía dispara a matar.

      Lola consigue huir de la matanza con otro anarquista. Se separan en un cruce, cada uno gira por un camino diferente. La policía la atrapa antes de que pueda llegar a ninguna parte.

      FINAL

      Lola es torturada en las dependencias de la policía, pero siguiendo con el ejemplo de Régula se niega a dar ningún nombre. Lola es condenada a muerte y ejecutada.

    • #12116

      Hola chico y chicas:

      Me parece muy interesante la propuesta de M Luisa. Que la novela empiece llegando Lola a Sevilla me gusta. No obstante, la parte de ella viviendo en el pueblo, y el interesante aunque fugaz personaje de su padre, la conservaría. No es necesario que esté en el inicio, puede ser un capítulo donde recuerda la narradora, o bien se reparte por algunos capítulos. Creo que sirve para entender a la protagonista, una chica que enfrenta el conflicto, porque este más bien da con ella. Como a muchas otras trabajadoras pobres, provenientes del entorno rural en este caso, se da de bruces con el clasismo feroz y la represión franquista. El nuevo ciclo narrativo identifica mejor este conflicto y nos ahorra muchos preámbulos de escaso interés.

      Creo, por otro lado, que la relación de Lola con el chico policía da bastante juego para poder empatizar con ella como lectores, más allá de la evidente repulsa que sentimos ante las detenciones y torturas a las que se ve sometida. Esta subtrama debe, creo, conservarse. En esto relaciono la propuesta de M. Luisa con la de Teresa. Aunque la primera versión del autor tiene muchos desequilibrios, como ya señalamos, personalmente me parece un acierto que se vea en la novela como no era necesario ser un activista para sufrir la brutal represión franquista, subyace la idea, o la atmósfera quizás, de que la violencia que sufre es estructural y tiene que ver con la injusticia, con el clasismo y la servidumbre descarnada de la clase trabajadora de aquella oscura época. Esto se conserva en la propuesta de M. Luisa, me parece.

      En todo caso, hay que reconocer que darle presencia a toda la acción del intento de atentado sirve para imprimir ritmo a una historia que, sin esos alicientes, puede aburrir. En ese sentido la propuesta de Teresa me parece muy interesante, porque aunque se ve envuelta sin querer en el asunto del atentado, la novela desde ahí tira un poco más por la vía del thriller.

      (Y ya puestos, quizás se pudiera enlazar, como detalle más que nada, el anarquismo italiano con el español y catalán -la ayuda económica para el atentado viene de Barcelona-, habida cuenta de que la mayor parte de la, en tiempos, enorme masa de afiliados a la CNT en Cataluña eran inmigrantes andaluces, como ha sido bien documentado.)

      Por falta de tiempo he optado por seguir las propuestas de la profe, y ahora la de Teresa, respecto al editing de Lola. No me da lugar para proponer un nuevo ciclo. Eso no quita que esté trabajando este asunto 🙂 Como estrategia para trabajar con el autor de Lola había pensado primero elaborar un esquema del ciclo narrativo de su versión y confrontarlo a otra propuesta de ciclo. Como le decía a M. Luisa hace poco, aquellos elementos de la historia que se pierden del primer ciclo viene bien guardarlos y recolocarlos (aunque sea con otro estilo y con otra intensidad) en el nuevo ciclo, siempre que sean salvables, claro. Esto en el caso de que el autor sea nuestro cliente directo. Si trabajamos para una editorial y esta le dice al autor que la novela la publicarán siempre que siga los cambios propuestos por el editor, entonces, entendiendo que nuestro cliente es la editorial, sería cortés, pero menos piadoso con el autor. ¿Es correcto esto?, ¿cómo veis?

      Besos

      Francisco

    • #12130

      Hola, grupo:

      Una duda. A la hora de esquematizar el ciclo narrativo, ¿no sería conveniente también identificar, a parte de la trama principal, las diferentes subtramas? A modo de:

      Trama principal:
      Subtrama 1:
      Subtrama 2:
      Subtrama …

      Con poner solo las acciones núcleos en orden cronológico y causal es suficiente (para ser muy esquemático).

      Mediante un sencillo gráfico podemos ver dónde convergen. Así podríamos analizar con más claridad cómo y cuándo se cierran las tramas y el efecto que eso tiene en el conjunto narrativo.

      Esto aunque también se escriba el ciclo narrativo de corrido, como en el caso de la propuesta Lola. Escribirlo así, de corrido, sin separar las diferentes tramas, es muy útil, claro está, porque prefigura casi por completo la novela a la espera del orden en el discurso.

      ¿Cómo veis?

      Saludos

      Francisco

Mostrando 3 respuestas a los debates

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here

  • Regístrate
¡Has olvidado tu contraseña? Por favor, introduce tu nombre de usuario o tu email. Te enviaremos un enlace por correo electrónico para que puedas crear una nueva contraseña.